+ ¡BIENVENIDOS! +

viernes, 6 de junio de 2014

MISA DE ENVIO DE ROMEROS 2014



SOLEMNIDAD DE LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR AL CIELO
MISA DE ENVÍO DE ROMEROS
SÁBADO 31 DE MAYO. VISITACIÓN DE LA VIRGEN MARÍA


Mis queridos hermanos rocieros:
Cerramos el mes de mayo con una fiesta mariana, la visitación de la Virgen María a su prima Santa Isabel y con la celebración en primeras Vísperas de la Ascensión del Señor al cielo.

Fijaos que las dos fiestas tienen en común el movimiento. María recorre Israel de norte a sur para ponerse al servicio de su prima embarazada de Juan el Bautista.
El Señor recorre la distancia desde el monte de Jerusalén hasta el seno de Dios Padre para enviarnos al Santo Espíritu en Pentecostés.

Movimiento que para nosotros es un vía fidei, es decir, un camino de Fe porque es la Fe en Dios, en su Palabra, en su llamada la que nos hace avanzar con esperanza y viviendo en la caridad.

Al igual que la Virgen María y Jesucristo Resucitado también nuestra Hermandad del Rocío se pone en movimiento.
El lunes saldréis un buen número de peregrinos hacia la ermita del Rocío.
Os esperan jornadas intensas de caminos milenarios y polvorientos. Jornadas duras pero también dulces como la vida misma.

Un camino en torno al simpecado de la Virgen del Rocío de la Hermandad madrina de Jaén que en su carreta de plata avanzará durante el día y velará en la noche mientras dormís y descansáis en la acampada.

Un camino de convivencia, de apertura y relación no sólo entre vosotros, sino con otros rocieros que se unen a la caravana peregrina de Jaén. Y no solo entre todos sino también con el mismo Señor Resucitado que cada tarde, como hizo con los de Emaús, se hará presente en la Palabra y al partir del Pan, cuando celebréis la Eucaristía diaria.
Un camino que siempre es nuevo aunque transite por los mismos parajes. Las pisadas de este año no son las del año pasado, los surcos que abráis no estarán abiertos porque el solano de las marismas alisa las arenas en cuanto pasáis por ellas y deja la raya desierta, salobre y seca.

Vosotros no sois los mismos del año pasado porque la vida no es estática sino dinámica y uno va cambiando para bien o en el peor de los casos para mal. El carril que llevéis de ida ya no será  el de vuelta, rocieros siempre id buscando marismas nuevas.

Un camino que siendo una misma realidad para todos, puede ser muy diferente para unos y para otros según con la intención con que se haga.

Recuerdo el año pasado, hablando con unos rocieros que hacen el camino y se quedan en la fiesta, los animaba en constituirse en hermandad y trabajar durante todo el año, entonces me confesaron abiertamente que ellos no iban al Rocío como vamos nosotros, que ellos van en un plan digamos “menos religioso” y que terminada la Romería todo está acabado.

Cada uno puede hacer el camino como quiera porque en la Iglesia, ante todo, la libertad de los hijos de Dios, pero respetar la libertad de los demás no es sinónimo de “todo vale”.

El camino surgió como camino de Fe y de encuentro. Las peregrinaciones surgieron como oportunidad de conversión, cumplimiento de promesas y transformación de vida. Y todo camino tiene una meta, no es el camino por el camino, eso no tiene sentido. La meta es el encuentro con el Pastor Divino y la Pastora, pero no sólo con una imagen esculpida por manos humanas, sino con la   presencia viva, real y resucitada del Pastor Divino que es la Santa Misa del Domingo de Pentecostés en el Real del Rocío.
Como en el camino de Emaús, el sentido de ese camino era  el escuchar la Palabra que hacía arder el corazón y el reconocer al resucitado al partir el pan.

Todo lo que no sea eso no corresponde al origen del Rocío, ni a su naturaleza, ni a su esencia. Respetando la libertad de todos pero creo que hoy es necesario hablar alto y claro para que nadie se confunda y sobre todo para ir purificando la mala imagen que pueden dar esos rocieros que hacen el camino por diversión o por un sentimiento religioso que luego no lo llevan a la vida de cada día ni a la práctica. Con todo respeto pero hay que decir aquello que cantamos: “Tu camino no es mi camino…”

El evangelio de este día de la Ascensión ha sido meridianamente claro para rocieros y para cualquier cristiano: Id y haced discípulos de todos los pueblos enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado y sabed que yo estoy con vosotros.

Como párroco y capellán vuestro, en este día eso os digo rocieros:
Id y haced el camino.
Id y encontraros con el Señor, con la Señora y con los hermanos.
Id y renovad vuestras vidas, vuestra fe,
Id sabiendo que el Señor camina con vosotros porque él está siempre con nosotros.
Id y haced un nuevo rocío abriendo sendas nuevas.
Id y llenaos del Espíritu Santo de Pentecostés, señor y dador de vida.
Id y volved con la alegría que brota del corazón y nada ni nadie nos puede quitar.
Id rocieros que Dios os bendiga y la Virgen del Rocío os acompañe.
Feliz camino y nos vemos en el Rocío.

Que así sea.

No hay comentarios: