sábado, 26 de marzo de 2011

OCTAVA ESTACION: JESÚS CONSUELA A LAS MUJERES DE JERUSALÉN


Tres actitudes ante la presencia del dolor:

La de aquél que aún no ha ido más allá del escozor de su herida: 'Dios me ha quitado...'

La del que acepta, sin entrar en su espíritu de actividad santificante: 'Dios me ha pedido...'

Y la de aquél que, comprendiendo el valor comunitario del sufrimiento, se da de lleno al ideal de redención: 'Señor te ofrezco...'

(Las estrellas se ven de noche, p. 110)

Padre Nuestro, Avemaria y Gloria