+ PRÓXIMO DOMINGO, DÍA 22, JORNADA DEL DOMUND ¡COLABORA! +

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Carta Pastoral del Sr. Obispo a los fieles de Jaén, invitando al traslado de Nuestro Padre Jesús desde la Catedral al Camarin

Maestro: ¿Dónde vives?” (Jn. 1, 38)

Mis queridos fieles y amigos de esta Ciudad de Jaén:

Como conocerán muchos, el próximo día 27 de noviembre la capital del Santo Reino vivirá un acontecimiento de especial importancia para su secular historia cristiana. Me estoy refiriendo al traslado solemne de las veneradas imágenes de Ntro. P. Jesús Nazareno, María Stma. de los Dolores, Santa Marcela y San Juan evangelista al lugar histórico donde surgió esta profunda devoción del pueblo jaenero: el Camarín de Jesús.

También yo, como pastor y vecino de esta querida ciudad quiero sumarme a este gozo y, a través de estas letras, manifestarles mis sentimientos ante tan esperado acontecimiento. En primer lugar quiero darle gracias a Dios que nos va a permitir vivir este evento. ¡Cuántos han sido los que han acariciado este día y pusieron las piedras necesarias para que hoy nos gocemos en él! Por ellos y, en este mes de noviembre, elevamos nuestras suplicas para que Ntro. Padre Jesús los tenga muy cerca de él en su “Camarín del cielo”. Gracias a la Iglesia de la Merced, gracias a la S. I. Catedral y a su Cabildo que a lo largo de estos años ha custodiado con devoción y amor tan veneradas imágenes. Y gracias, también, a todos los que han hecho posible que la Iglesia coventual de S. José de los Descalzos haya sido restituida al culto cristiano como crisol de espiritualidad en el que celebrar la presencia viva de Cristo que sigue ayudándonos a cargar con nuestras cruces de cada día, Excmo. Ayuntamiento de la Ciudad de Jaén y la Antigua, Insigne y Real Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima de los Dolores.

1.- Nos espera en su Camarín.

Pensando en este día me vino a la memoria aquel pasaje, narrado por san Juan evangelista, en el que nos cuenta el encuentro de Jesús con los primeros discípulos. Fue así, “al ver Jesús que le seguían, se volvió y dijo: ¿Qué buscáis?. Ellos le respondieron: Maestro, ¿dónde vives? Y él les respondió: venid y lo veréis. Fueron... y se quedaron con él aquel día” (Jn 1, 28-39) De igual modo nosotros, cautivados por el amor a Ntro. Padre Jesús, le podemos preguntar: “Señor, ¿dónde vives?” y, ya sabemos la respuesta: desde ahora Él nos esperará en su Camarín de la Carrera. Allí acudiremos para quedarnos con él. Esto es lo verdaderamente importante: quedarse con Jesús para dejarnos empapar por su amor, por su palabra, por sus sacramentos. Caer en la cuenta de que su imagen bendita nos remite más allá de lo que ella representa: nos conduce a conocer y escuchar sus Palabras, su presencia viva en el Sagrario y su abrazo de amor en el Sacramento del Perdón.

2.- Nos espera también para descubrirle en los hermanos.

Quedarse con Jesús para descubrir que él sigue soportando el peso de la cruz en tantos hermanos nuestros que cargan con la cruz de cada día. La imagen bendita de Jesús de los Descalzos nació, según la venerable tradición, de la caridad de aquellos que hospedaron en su casa al “misterioso abuelo”. Por eso, Ntro. Padre Jesús sigue enseñando al pueblo de Jaén que acogiendo al hermano necesitado se está acogiendo, en realidad, a su propia persona (Mt 25)

3.- Nos espera, además, para hacer camino juntos:

La sagrada Biblia, que es la Palabra revelada de Dios, se cierra con un libro escrito por el evangelista san Juan. Es el Apocalipsis. En este libro podemos leer una invitación, puesta en los labios de Jesús, que suena de esta manera: “Mira: estoy a la puerta y llamo. Si alguno me abre entraré y cenaremos juntos” (Ap. 3, 20) Con esta invitación quiero terminar mis palabras. Jaén, hoy, da una casa (su casa) a la imagen de Ntro. P. Jesús de los Descalzos, pero la casa que él verdaderamente desea es el corazón jaenero, el de cada uno los hijos e hijas de esta tierra, que le siguen invocando como su baluarte en el dolor y su consuelo en el llanto. Quiera Él guardarnos siempre, e ir creciendo en amor a Él y a los hermanos cada día.

Con mi bendición pastoral.


RAMÓN DEL HOYO LÓPEZ

OBISPO DE JAÉN

No hay comentarios: