+ DEL 20 DE JULIO AL 20 DE AGOSTO NO HABRÁ MISA ENTRE SEMANA EN LA PARROQUIA, SÓLO SÁBADOS Y DOMINGOS +

domingo, 23 de febrero de 2014

CARTAS A JESÚS DE NAZARET



Carta 14 a Jesús de Nazaret.           
Domingo VII de T. Ordinario. 23-2-2014
Evangelio: Mateo 5, 38-48



S
eñor: Sí he oído y leído que se dijo en tiempo pasado: “Ojo por ojo y diente por diente” Esto, ya no es así. Hoy habrá que cambiarlo por : “Dos ojos, por uno; y por un diente, la dentadura entera y hasta la boca”

Tú nos recomiendas: “NO HAGAIS FRENTE AL QUE OS AGRAVIA” 

No te hacemos caso, Jesús. Al contrario; a un agravio, respondemos con otro mayor; al que viene a nuestro encuentro con un cuchillo, para herirnos, salimos con una pistola para matarlo.

Este espiral de violencia ha hecho      de  nuestro mundo, un lugar peligroso de nuestro mundo, un lugar peligroso para vivir.
La violencia no amenaza solo la vida de los hombres, sino la misma supervivencia del planeta Tierra.

¿Quién te cree, hoy, Jesús?  ¿Quién aplica tu doctrina como receta al mal que padecemos? 
                                                                                                                                
¿Quién tiene razón: el conjunto de hombres que han vivido hasta aquí, o Tú?     
¡¡Tú!!!

Nos mandas : “AMAD A VUESTROS ENEMIGOS Y REZAD POR LOS QUE OS PERSIGUEN”  
           
Nadie que quiere trigo siembra espinos. Nadie que quiera paz y amistad, sembrará odio: Siembra amor. Es, además, la manera de asemejarnos a Dios tu padre. Porque si nuestra Tierra es aún habitable y despensa para los que en ella vivimos, es porque Él hace salir el sol sobre malos y buenos; es porque envía la lluvia a los campos de los buenos y de los malos.

Tú enseñanza, Jesús, no tiene alternativa válida. Aún reconociendo que no es fácil ponerla en práctica, porque el mal es una realidad que vive dentro de nosotros, y también, nos rodea.
Si tu enseñanza ha de ser practicada por todos, para tus seguidores, es imprescindible. Porque el cristiano tiene por Padre a Dios a quien ha de amar con todo el corazón,  y al hombre, como hermano.

Con afecto y adoración. Bartolomé Menor.

No hay comentarios: