+ DEL 20 DE JULIO AL 20 DE AGOSTO NO HABRÁ MISA ENTRE SEMANA EN LA PARROQUIA, SÓLO SÁBADOS Y DOMINGOS +

domingo, 2 de febrero de 2014

CARTAS A JESÚS DE NAZARET



Carta undécima a Jesús de Nazaret.
Presentación del Señor (2-2- 2014)
Evangelio: Lucas: 2, 22-4o



S
eñor: Hoy, podría comenzar la carta haciendo referencia al acontecimiento que narra Lucas. Resalta que tú, estando por encima de toda ley y obligaciones de culto, te sometieras a esas costumbres de tu pueblo. Pero no. Porque si tú has venido a ser uno como nosotros, justo es que pases bajo la ley. Pero, sí detenerme,  en lo que dicen Simeón y Ana.

Simeón no era un anciano Judío cualquiera. Además de ser justo y piadoso, te estaba esperando.

Era templo del Espíritu Santo quien se comunicaba con él.

Por promesa suya, Simeón conocía que tú traerías la paz y que todo el que te recibe, abre las puertas de su alma a la paz. Verdad que muchos de nosotros testifica. Los que te recibimos en nuestras vidas, abrimos la entrada a la paz: paz que no se ausenta ni en los momentos difíciles
de la enfermedad, ni en los de contradicción.

No solo traes la paz; también la luz. Tú eres la Luz. Cuando entras, las cosas las vemos de otra manera. Más: cambian a otra manera de ser.

No me gusta que te calificase de “bandera discutida”. Pero acertó.

Lo fuiste al comienzo de tu vida de predicador, y sigues así. Leo entre líneas que, si el anciano dijo que eras “bandera discutida”  era para acogerte como “Bandera de enganche” y presentarte con valentía, gozo y energía, como Salvador de todos los hombres y mujeres de todo color, de toda región y de toda ideología y religión

Tampoco me gusta lo que dijo a tu Madre. También acertó. Porque tu muerte, Jesús, fue espada que atravesó su alma y su corazón.

Termino mi carta ,con un ruego: Haznos personas de oración. Que convirtamos nuestro interior, en templos donde nunca deje de estar presente la oración. Oración compartida con la predicación. No nos cansemos de hablar a todos de ti, ni a ti de todos.

Y, cuando salgamos a la calle,, también.

Ya sean caminos llanos o empinados; caminos de piedras o asfaltados; caminos con setos de espinas o de rosas…Todos los caminos.

Con afecto y adoración. Bartolomé Menor.

No hay comentarios: