+ DEL 20 DE JULIO AL 20 DE AGOSTO NO HABRÁ MISA ENTRE SEMANA EN LA PARROQUIA, SÓLO SÁBADOS Y DOMINGOS +

viernes, 7 de febrero de 2014

CARTA PASTORAL “PREPARACION DE LA VISITA AD LIMINA”



Queridos fieles diocesanos:

1. La Casa Pontificia ha programado la Visita al Papa Francisco de todos los Obispos españoles entre los días 24 del presente mes de febrero al 8 de marzo[1] .
En esta ocasión Su Santidad recibirá a los Obispos conjuntamente por Provincias eclesiásticas, a diferencia de ocasiones anteriores que se hacía individualmente, por diócesis.
La Provincia eclesiástica de Granada, en la que se encuentra la Diócesis de Jaén, tiene señalado el próximo día 8 de marzo para este acto.
Asimismo el Santo Padre celebrará un Encuentro, con todos los Obispos españoles conjuntamente, el lunes día 3 de marzo, en el que pronunciará un discurso el Presidente de la Conferencia Episcopal Española dirigido al Santo Padre, al que responderá el Papa.
Además de estos dos momentos de la Visita los Obispos de la Provincia Eclesiástica celebrarán dos misas, con un sentido de peregrinación y homenaje, en las Basílicas papales de san Pedro y san Pablo Extramuros y visitarán varias Congregaciones conjuntamente.
A las celebraciones de estas Misas, que serán los días 6, en san Pablo, y el día 7, en san Pedro, podrán unirse los fieles que se encuentran en Roma de las respectivas diócesis. En esta ocasión acompañarán al Obispo de Jaén cuatro sacerdotes únicamente, ante la nueva forma de la Visita y crisis económica, pero se unirán algunos otros fieles residentes en Roma. Si alguien deseara unirse a estos actos deberá comunicárselo al Secretario de esta Visita, D. Miguel Lendínez Talavera (teléfono: 626.433.134, correo electrónico: secretarioparticular@diocesisdejaen.es).

2. Como preparación de la visita “ad limina” se ha venido elaborando, durante los últimos meses del año pasado, una Relación sobre el estado de la Diócesis, desde el año 2005 al 2013. Se recoge en ella, de forma ordenada y respondiendo a un amplio cuestionario común para todas las diócesis, la organización administrativa y pastoral de cada Iglesia particular. Ya el pasado mes de septiembre se solicitó de los órganos de la Curia, Delegaciones y Secretariados su colaboración que, la Secretaría de la visita fue redactando y revisando.
El pasado mes de Diciembre se remitió esta Relación a la Congregación para los Obispos, a través de la Nunciatura Apostólica en España, junto con varios Anexos referentes a las distintas secciones o capítulos. Uno de los volúmenes se envía sin encuadernar con el fin de facilitar su reparto por materias a las correspondientes Congregaciones romanas a las que afectan los informes[2].

3. Mucho más importante que esta información, en cuanto a sus trámites y desarrollo, lo es el contenido eclesiológico de esta Visita.
Con el acto de entrevistarse oficialmente con el Papa, cada Obispo profesa implícitamente su relación de comunión jerárquica afectiva y efectiva con Quien posee en la Iglesia el Primado y, a la vez, es principio visible de unidad entre todos los sucesores de los apóstoles.
El Obispo que realiza la visita “ad limina” encuentra, en el Sucesor de Pedro y Cabeza del Colegio Apostólico, idealmente la universalidad de los Obispos de todo el mundo. No se trata, hablando con rigor, de un acto de colegialidad, como lo es un Concilio, pero sí se puede decir que esta “Visitatio” es un acto derivado del principio de colegialidad por el que los miembros del Colegio apostólico expresan su innata referencia a la Cabeza del mismo.
Es para cada Obispo e Iglesia particular una urgente invitación y estímulo para reflexionar y contrastar la misión que tiene confiada, en cuanto se refiere a la misión universal de la Iglesia, y solicitud por todas las Iglesias (cf. 2 Cor 11, 28)[3].
Finalmente, la peregrinación a las tumbas de los Apóstoles Pedro y Pablo, encierra y contiene su identificación con la confesión de la fe llevada a término por uno y otro Apóstol sobre la Colina Vaticana y la vía Ostiense.

4. Ruego su oración y su estrecha comunión en fechas tan especiales. Por mi parte puedo asegurar que en todos los momentos de esta visita tendré presente a esta Iglesia de Jaén, unida a Pedro y al Colegio apostólico.
Así se lo expresaré al Santo Padre, pidiéndole una bendición especial para todos los fieles diocesanos.
Con mi afecto en el Señor.



X Ramón del Hoyo López
      Obispo de Jaén


[1] Se denomina: “Visitatio ad Limina Apostolorum”.
[2] Son veintidós apartados y un resumen, en que se contemplan la situación religiosa de la Diócesis, delegaciones y su funcionamiento, evangelización de la cultura, cooperación misionera, situación económica… terminando con una evaluación general y perspectivas de futuro, por parte del Obispo.
[3] Afirma el Concilio Vaticano II que cada uno de los Obispos que es puesto al frente de una Iglesia particular, ejerce su poder pastoral sobre la porción del Pueblo de Dios a él encomendada, no sobre las otras Iglesias ni sobre la Iglesia universal. Pero en cuanto miembros del Colegio episcopal y como legítimos sucesores de los Apóstoles, todos y cada uno, en virtud de la institución y precepto de Cristo, están obligados a tener por la Iglesia universal aquella solicitud que, aunque no se ejerza por acto de jurisdicción, contribuye, sin embargo, en gran manera al desarrollo de la Iglesia universal” (LG, 23)

No hay comentarios: