+ DEL 20 DE JULIO AL 20 DE AGOSTO NO HABRÁ MISA ENTRE SEMANA EN LA PARROQUIA, SÓLO SÁBADOS Y DOMINGOS +

lunes, 16 de diciembre de 2013

CARTAS A JESÚS DE NAZARET



Carta cuarta a Jesús de Nazaret. 
Domingo 15 de diciembre del 2013
Evangelio: Mateo 11, 2-11



S
eñor:   ¿Cuándo  aprenderemos de ti, los hombres? Es necesario cambiar
la sociedad para conseguir un mundo mejor, más justo, más humano….Un mundo en el que cada mujer y cada hombre, tenga la edad que tenga, sea del color que sea su piel y viva en el rincón del mundo donde respire, sea tratado con igual dignidad.                          

 Esto no se consigue destruyendo, sino construyendo. Y no es construir cuando se destruye lo bien construido por el antecesor. 

Te preguntaron quién eras. Tu respuesta fue mostrar las manos. Manos cargadas de obras de
bien: obras que aliviaban el sufrimiento de los menesterosos.  Aprovechaste la ocasión para valorar la personalidad del profeta del Jordán, Juan el Bautista.
                                                                                      
Lo contrario de lo que hacemos nosotros cuando hablamos de aquellos que fueron nuestros antecesores en el trabajo o son nuestros sucesores en la actualidad.                                                                    
                  
Intentamos enaltecernos humillando o criticando al que pasó antes que nosotros. O se destruye lo construido por él, solo porque es de otro partido político u otra ideología.

Dices, también, Jesús, algo que a tus seguidores abre unas perspectivas de futuro, imposible de imaginar.

  Porque Juan el Bautista es un gran hombre en la Historia, especialmente en la Historia de   nuestra   Iglesia.  Y   lo   dices   tú,   que  no  te
equivocas, ni engañas: JUAN ES EL HOMBRE MÁS GRANDE NACIDO DE MUJER; PERO QUE TODO EL QUE VIVE LOS VALORES DE TU REINO, AUNQUE SEA DE LOS MENOS SIGNIFICATIVOS, ES MÁS GRANDE QUE JUAN (Mt. 11,11)

Entiendo Jesús que dices, que si me esfuerzo en vivir los valores del Reino: tener a Dios, tu Padre, como Padre mío, y considerar al resto de los hombres y mujeres como miembros de mi familia, hermanos, seré grande, aunque no sea reconocido como tal.

Con afecto y adoración. Bartolomé Menor.

No hay comentarios: