+ DEL 20 DE JULIO AL 20 DE AGOSTO NO HABRÁ MISA ENTRE SEMANA EN LA PARROQUIA, SÓLO SÁBADOS Y DOMINGOS +

sábado, 26 de septiembre de 2009

REFLEXIÓN

A los padres cristianos que no inscribís a vuestros hijos

en la asignatura de Religión Católica


Queridos padres cristianos:

Un año más, comprobamos en nuestro Instituto Santísima Trinidad de Baeza cómo bajan las matrículas en la asignatura de Religión Católica. De hecho hemos perdido una hora más. El año pasado eran 16 y este año son 15.

Algunos me dicen que la responsabilidad es mía por impartir los temarios, por dar clase, hacer actividades y hasta evaluar. Eso es una barbaridad porque esta “asignatura” no es como las demás, los chicos no tienen tiempo como para perderlo en cuestiones menores, y además en alternativa o no se va a clase, si eres de bachillerato, o no se hace nada, todo lo contrario, se utilizan los ordenadores portátiles y te conectas a la red.

Posiblemente sea mía la culpa por hacer todas esas cosas y es verdad que las hago. Con los cursos que tengo dos horas semanales explicamos, trabajamos, corregimos y evaluamos el temario completo, los 12 temas. Con los que tengo una hora solo puedo ver 9 de los 12 temas que tiene el libro.
Y es cierto que no utilizamos los ordenadores para navegar por la red, ni vemos películas. Todo lo contrario hablamos del fenómeno religioso, de la revelación, de la Biblia, de Jesús de Nazaret como personaje histórico pero también como Dios, de la Iglesia y su historia, de moral social y de la persona, de los valores cristianos…

Para algunos todo un latazo y una pérdida de tiempo.
Además, hasta donde puedo y me permite mi paciencia, no suelo dejar que la clase se desmadre. Primero el diálogo, la advertencia una y otra vez y luego la amonestación y en último caso la expulsión del aula.

Asumiendo mi culpa y mi responsabilidad lo que si quiero hacer es un ruego a todos vosotros.
Mirad, vuestros hijos en cuanto se confirman o incluso algunos antes, dejan la catequesis, dejan la parroquia, abandonan la práctica de los sacramentos, especialmente la Misa Dominical.

Tampoco están en Religión en el Instituto y no tienen esa hora semanal para escuchar algo sobre su identidad cristiana. En la televisión, lugares de ocio, o la misma calle tampoco reciben ninguna formación como cristianos, muchas veces todo lo contrario.

Ahora sólo estáis vosotros, los padres. Yo os pido y os ruego que os sentéis al menos una hora a la semana con ellos y los forméis en nuestra Fe, en nuestros valores morales, en nuestra identidad cristiana.

Ya que no tenemos acceso la Parroquia, ni la Escuela, os pido y os ruego que seáis vosotros mismos los que asumáis esta responsabilidad. Si no sembramos no podemos recoger, si no hay cimientos se desmoronará el edificio, y si no hacemos nada, tampoco tenemos derecho a criticar y a quejarnos.

Estoy a vuestra disposición para lo que necesitéis. Hago lo que llevo haciendo 17 años y como docente tengo una cosa clara. El día que no pueda hacer lo que debo hacer o sencillamente no me dejen ser docente me marcharé y lo dejaré, pero quisiera salir por la puerta delantera y con la cabeza alta.

Os animo padres en vuestra difícil tarea de educar hijos y nuevamente os pido que toméis las riendas de los alumnos que a mí se me van yendo.


Mariano Cabeza Peralta
Profesor de Religión Católica
Del I.E.S. Santísima Trinidad de Baeza.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me uno a ti D. Mariano en la reflexion, e igualmente me identifico contigo. Gracias. Loles

Anónimo dijo...

Que verdad y que pena. Que pena que sean los propios padres cristianos los que no vean necesaria la asignatura de religión.
Nos preocupa la formación intelectual y cultural, nos preocupa su salud corporal, que por supuesto es importante, pero nos olvidamos de alimentar su espíritu. Nos olvidamos de que nuestros hijos son seres corporales y espirituales y que estan creciendo descompesadamente. Los padres estamos obligados a alimentar a nuestros hijos en todo su ser.
Esta sociedad nos está ROBANDO a nuestros hijos, SI ROBANDO,y nosotros estamos esperando que los demás algan algo.